Para un fotógrafo de bodas es un privilegio trabajar al aire libre, y más en un lugar tan especial como Ribadesella, en Asturias. El paisaje, los invitados y el maravilloso día que tuvimos hicieron que el reportaje fuera muy llevadero, pero sobre todo una pareja como Irene e Iñaki, siempre sonrientes y dispuestos a colaborar en todo momento. Por hacer que nos sintiéramos como uno más de la familia pudimos conseguir unas imágenes tan bonitas… Gracias chic@s!!

Leave A

Comment

Deja un comentario